Depresión

Higiene del sueño: Aprende a dormir bien con estos 4 consejos

Dormir bien es uno de nuestros objetivos de año nuevo pero, lo que parece un propósito que debería cumplirse de manera natural, en ocasiones nos cuesta

Por Flor Valenzuela

-

Establece rutinas antes de dormir

1
Establece rutinas antes de dormir

Prepara a tu cuerpo y tu mente

Anúnciales que es la hora de descansar. Intenta no realizar ejercicio físico en las horas previas; estarás activando tu cuerpo y dificultará posteriormente la conciliación del sueño. Evita también tomar bebidas que contengan cafeína en las horas previas.

La rutina podría ser algo tranquilo como leer, escuchar música o practicar algún ejercicio de relajación. Dormir entre 6 y 8 horas es lo más adecuado. 

Según revela un reciente estudio publicado en la revista Sleep, se ha estimado que reducir el descanso nocturno aumenta en un 12 % el riesgo de muerte prematura.

Elige un horario fijo

2
Elige un horario fijo

Intenta acostarte y despertarte siempre a la misma hora. Evita echar siestas durante el día próximas a la noche. Con dedicar entre 15 y 30 minutos después de comer al sueño es suficiente para renovar y poder continuar.

Aunque cueste establecer esta rutina, esta pauta nos permite llegar a la cama cansados para conciliar el sueño poco después de acostarnos.

Utiliza la cama solo para dormir

3
Utiliza la cama solo para dormir

Evita realizar otras actividades en la cama que no sean dormir. Esto posibilita tener asociado el ir a la cama con el dormir.

Si pasados unos minutos no conciliamos el sueño, abandonamos la habitación y dedicamos el tiempo a una actividad tranquila, como leer o estar en silencio en otro lugar.

Una vez notemos que el sueño aparece, volvemos al dormitorio para intentar conciliar de nuevo el sueño.

Si empleamos la cama como lugar de estudio, de ver la televisión o de comer, el sueño no estará asociado al espacio y dificultará posteriormente la actividad de dormir.

Mantener una dieta sana

4
Mantener una dieta sana

Las comidas fuertes antes de dormir o las bebidas energéticas o con cafeína dificultan también el dormir bien. La higiene del sueño viene acompañada de unos hábitos alimentarios saludables que permitan establecer rutinas en nuestro organismo.

Otra de las pautas dentro de este punto es tratar de cenar al menos dos horas antes de ir a dormir, para permitir que a la hora de irnos a la cama no haya ningún órgano trabajando demasiado.

El lugar donde dormimos también es importante. Que no haya mucha luz, que esté a una temperatura agradable, que la cama sea cómoda y que los colores de la habitación inciten al descanso y la paz y no activen el organismo a la hora de dormir.

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber sobre salud y ciencia

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Depresión