Obesidad

Cinco formas para ayudar a que mi hijo suba de peso de forma saludable

La alimentación en los primero años de vida es vitales para la salud futura. Entérese de cómo aumentar el peso de su hijo de forma sana

Por Flor Valenzuela

-

Enfóquese en la causa

1
Enfóquese en la causa

Lo primero que debes hacer es investigar sobre las posibles causas de la pérdida de peso de su hijo. Llevarlo con un profesional de la salud puede ser lo primero que deba de hacer.

Algunos problemas psicológicos generan poco interés en la comida y ciertas enfermedades impiden su aprovechamiento.

Por ejemplo, los trastornos gastrointestinales o alergias alimentarias pueden ser causa de pérdida de peso. Las presiones de grupo escolar también generan trastornos alimenticios. Toma en cuenta que la hiperactividad quema con facilidad calorías.

Selección de alimentos

2
Selección de alimentos

De acuerdo con la Asociación Española de Pediatría establece que la alimentación del niño preescolar y escolar debe ser variada, equilibrada e individualizada. Varía la cantidad de alimentos o la forma de prepararlos.

Combina carbohidratos complejos de las pastas, pan y otros cereales con una porción de fruta y otra de vegetales. Acompáñalo con alguna proteína, como huevos, carnes, queso o leche.

Mientras recupera el peso no abuses con la fibra, ya que según el nutricionista Montse Vilaplana les quita el hambre y puede atrapar algunos nutrientes.

Calidad y cantidad de calorías

3
Calidad y cantidad de calorías

Si no hablamos de la cantidad es porque no se trata de la cantidad. Se debe de cuidar calidad y para ello debe evitar alimento como las gaseosas, la comida rápida, los dulces, las golosinas y los helados.

Solo aportarán calorías vacías que llenarán el estómago del niño sin ayudar a formar su masa muscular.

Las grasas se recomiendan insaturadas, como las de semillas de linaza, aceite de oliva, canola, maíz, soja, avellanas, nueces, almendras y otros frutos secos. Los aceites los puedes agregar a las ensaladas, a las carnes o usarlos para preparar mayonesa o aderezos caseros.

Además que con los lácteos enteros o con grasa se pueden convertir en tus aliados. Además de grasa y calorías tienen otros nutrientes importantes para el niño. Se recomiendan 2 o 3 vasos al día para pequeños entre 2 a 5 años.

Las meriendas que aporten y no que resten

4
Las meriendas que aporten y no que resten

De acuerdo con los especialistas se debe propiciar el mayor número de comidas en casa. Entre un 15 % a 20 % de la ingesta calórica será para las meriendas.

Al prepararlas debes equilibrarlas en proteínas, vitaminas y minerales. Promueve el consumo de frutas, cereales, bocadillos caseros, queso, trocitos de verduras, flanes y atoles con leche.

Tomar más agua y líquidos

5
Tomar más agua y líquidos

El agua es indispensable en la vida de todos y más en la de un niño. Los expertos sugieren que el mejor momento para tomarla es después de comer.

Explícale que no puede tomar agua antes de la comida porque llena el estómago. Solo se permitirán unos sorbos para ayudarlo a ingerir de forma segura y cómoda.

Dentro de otros líquidos puedes considerar algunos preparados indicados por el nutricionista, como los ricos en proteínas y calorías, los batidos de frutas, las malteadas y la leche entera. Pueden ir bien en una merienda o después de la comida.

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber sobre salud y ciencia

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Obesidad