Depresión

Agorafobia, una consecuencia de los ataques de pánico

Uno de los sínomas principales de la agorafobia es el aumento de los niveles de ansiedad, los cuales pueden incrementarse cuando las personas están en ciertos lugares o situaciones

Por Alberto Anaya

-
Agorafobia, una consecuencia de los ataques de pánico

Agorafobia, una consecuencia de los ataques de pánico (pixabay)

La agorafobia es un trastorno de ansiedad que se caracteriza por el miedo a los lugares cerrados,  o que podrían causar pánico y hacerle sentir que se puede quedar atrapado o sin posibilidad de defenderse. Esto significa que las personas con este padecimiento experimentan miedo intenso previo a llegar a ciertos lugares o estar en determinadas condiciones, lo que los lleva a huir o evitarlas.

De acuerdo con un informe de los especialistas de Mayo Clinici, la agorafobia suele ser una consecuencia o secuela de los ataques de pánico, definidos como un episodio repentino de miedo extremo por el presentimiento de que algo malo le va ocurrir, sobre todo con su salud, y que generalmente se confunde con un infarto.

Lea también: Cómo superar la tripanofobia, el miedo a las inyecciones

En ese sentido, la agorafobia se trata de una especie de extensión de los ataques de pánico, los cuales se derivan de niveles de ansiedad constantes y prolongados.

Algunos lugares que pueden causar agorafobia son el transporte público, los espacios abiertos o cerrados, las filas o las multitudes. Todos estos lugares y condiciones generan ansiedad en quienes presentan dicho trastorno, pues les genera miedo que no haya salidas, accesos o ayuda en caso de que algo suceda. Es decir, experimentan un miedo adelantado a situaciones que no saben si puedan ocurrir.

¡Síguenos en Facebook y YouTube!

Además, las personas con agorafobia suelen haber experimentado ataques de pánico, por lo que su miedo aumenta al pensar que podrían sufrir un nuevo episodio de pánico. Por esa razón tratan de vitar ciertos lugares o condiciones que les causen este tipo de sentimientos.

¿Ha experimentado ataques de pánico?

0%
No 0%

Quienes sufren de agorafobia tienen serios problemas para sentirse seguros o estables en lugares públicos, especialmente si hay multitudes, como en conciertos, estadios o largas filas. En muchas ocasiones el miedo puede ser tan grande que las personas con este trastorno no quieren salir de casa, o bien, necesitan que una persona muy cercana, como un familiar o amigo los acompañe a los lugares público, pues esto les da un grado de tranquilidad o confianza ante la posibilidad de sufrir un ataque de pánico.

Síntomas de la agorafobia

El miedo a ciertas situaciones es el signo de alerta más común que se asocia con la agorafobia, como los siguientes:

Miedo a salir de casa solo

Miedo a esperar en largas filas

Miedo a estar en lugares con multitudes

Miedo a los espacios cerrados, como los cines o elevadores

Le puede interesar: Cuáles son los síntomas de las fobias

Miedo a los lugares abiertos como los trenes o los puentes

Miedo a abordar los transportes públicos como el metro

Estos lugares y situaciones detonan la ansiedad de las personas porque se imaginan que en caso de una eventualidad no puedan tener ayuda o puedan escapar. Esto podría conducir a que padezcan un ataque de pánico.

Generalmente la terapia para superar la agorafobia suele ser complicada, ya que parte del tratamiento es afrontar las situaciones que producen estos miedos, por ello se requiere de un profesional.

Síguenos en Google News y entérate de nuestras noticias más destacadas

Síguenos en

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber sobre salud y ciencia

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Depresión

Síguenos