Diabetes

Diabetes: ¿Puedo usar zapatillas de tacón?

Una de las complicaciones que tienen las personas con diabetes es la aparición de las infecciones en los pies, es por ello que debes de tener cuidado en tu calzado

Por Miriam Arvizu

-
Una persona con diabetes tiene que elegir un adecuado calzado

Una persona con diabetes tiene que elegir un adecuado calzado (Pixabay)

Una de las complicaciones que pueden presentar las personas con diabetes es la aparición de infecciones en los pies, una afectación llamada como "pie diabético". ¿Qué la causa?. De acuerdo con la Federación Mexicana de Diabetes, la causa se encuentra en las alteraciones que se producen en los vasos sanguíneos y los nervios de estas extremidades cuando se mantienen en el tiempo valores altos de azúcar en sangre.

Entre las recomendaciones que debes seguir para cuidar tus pies si tienes esta afectación, es muy importante que prestes especial atención al calzado que usas, sobre todo en mujeres, ya que suelen utilizar zapatillas de tacón. ¿Podrías usar zapatos de tacón? expertos en el tema te responden.

Cada caso y cada tipo de pie requiere unas consideraciones especiales, pero aquí te ofrecemos algunas claves que te pueden orientar a la hora de elegir el calzado más apropiado:

Qué calzado usar

- Usa un calzado especialmente ancho con el fin de evitar una presión innecesaria en cualquier zona de tu pie. En el caso de que utilices plantillas, si el calzado es lo suficientemente ancho, evitarás que éstas puedan deformarse y perder su utilidad.

- Procura elegir calzado que esté confeccionado con materiales de buena calidad. Vigila que no estén fabricados con materiales ásperos o demasiado duros, ya que pueden causarte rozaduras o pequeñas heridas. Intenta siempre que el calzado sea flexible y que no lleve líneas de costuras que puedan dañar tu piel.

- Procura elegir materiales transpirables y que eviten al máximo la sudoración del pie, sobre todo en las épocas más calurosas. Elige un calzado que tenga cierta permeabilidad, que tenga buena amortiguación y, preferiblemente, de cordones o con velcro para que se pueda ajustar y adaptar a todo tipo de empeines.

Es muy importante, si tienes pie diabético, que el calzado te cubra los dedos y los talones. Por eso debes evitar, en la medida de lo posible, usar sandalias o similares y, por supuesto, evitar los zapatos de tacón o cualquier calzado que termine en punta.

A la hora de comprar el calzado, no tengas ninguna prisa en decidirte por un modelo u otro. Pruébatelos bien, mira sobre todo que no sientas presión en ninguna de las zonas de tu pie.

Te recomendamos que vayas a la zapatería a última hora del día, ya que es el momento en que tus pies están más hinchados y podrás controlar que no te aprietan demasiado.

Además de ancho, el zapato debe ser profundo y de plantilla removible, ya que es posible que tengas que sustituirla por alguna plantilla especial o bien que debas ganar más espacio para evitar más presión sobre alguna posible deformidad del pie.

El calzado debe de cubrir los dedos y los talones. Foto: Pixabay

Otras partes del calzado a las que debes prestar especial atención son la suela y el talón. La suela no debe ser resbaladiza, ya que te dará más estabilidad al andar. El talón, mejor si está reforzado.

Asimismo, es necesario usar siempre calcetines o medias gruesas. También es recomendable que los cambies cada día, para evitar que te salgan hongos en los pies. Es preferible que evites los calcetines de nylon, elásticos o que tengan costuras que puedan rozar la piel. Mejor si son de fibras naturales y recuerda no llevarlos excesivamente ajustados.

¡Suscríbete a nuestra página de Youtube!

Otro hábito que te conviene adquirir es revisar el calzado antes de ponértelo cada día, metiendo la mano dentro y realizando una rápida exploración para ver si hubiera alguna costura o alguna deformidad que no puedas sentir o notar y que pueda causarte alguna lesión.

También es muy aconsejable realizar un estudio biomecánico, supervisado por un podólogo, para que analice cómo es tu pisada y la evolución de ésta según avanza la enfermedad. En este seguimiento se presta especial atención a los puntos de máxima carga de los pies, para evitar futuras lesiones como úlceras.

Ten en cuenta que con el paso del tiempo los pies y los zapatos pueden cambiar de forma, así que debes controlar ese detalle y a ser posible que tu médico o bien un zapatero ortopédico, los vaya revisando para ver si tu calzado sigue adaptándose de forma idónea a las necesidades de tus pies.

¿Quieres mantenerte informado? Síguenos en Google News y entérate de nuestras noticias más destacadas ¡Da clic aquí y dale clic a la estrella!

Fuente: Federación Mexicana de Diabetes

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber sobre salud y ciencia

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Diabetes