Diabetes

"La diabetes no es una broma": la historia de Erin, que comparte cómo vivir un embarazo cuando se tiene diabetes

Erin estaba embarazada de su primer hijo apenas tres meses después de haber sido diagnosticada con diabetes tipo 1, su historia demuestra que la enfermedad es controlable

Por Alberto Anaya

- 12 de Julio de 2021 - 08:21 hs
"La diabetes no es una broma": la historia de Erin, que comparte cómo vivir un embarazo cuando se tiene diabetes

"La diabetes no es una broma": la historia de Erin, que comparte cómo vivir un embarazo cuando se tiene diabetes (pixabay)

Erin, una mujer que llevaba una vida normal, estaba recién casada y aparentemente saludable cuando recibió una noticia que cambió su vida, había diagnosticada diabetes tipo 1, una enfermedad autoinmune en la que el cuerpo ataca por el error al organismo y provoca que el páncreas tenga una deficiente o nula producción de insulina, la hormona encargada de movilizar el azúcar en la sangre.

Cuando comenzaba a entender qué le pasaba a su cuerpo y cómo debía enfrentar la diabetes, llegó otra noticia igual de impactante: estaba embarazada de su primer hijo apenas tres meses después de haber sido diagnosticada con diabetes.

¡Síguenos en Facebook y YouTube!

“Me diagnosticaron mi diabetes tres meses antes de quedar embarazada y apenas estaba comenzando a aprender sobre la diabetes y como afectaba mi cuerpo cuando me di cuenta de mi embarazo. ¡Estaba muy contenta! Hasta que fui al doctor de fertilidad y me dijo “necesita controlar su diabetes. Sus números deben mejorar o su bebé nacerá con un defecto”. Estaba muy asustada. Llevaba tres años tratando quedar embarazada y ahora que por fin lo había logrado quería disfrutar de las buenas noticias por un rato”, compartió para una serie de testimonios de los Centros del Control y Prevención de las Enfermedades de Estados Unidos.

Le recomendamos de Soy Aire: Motivos por los que es mejor dejar ir a ese familiar que te roba la paz

Si la diabetes era de por sí una enfermedad que necesitaba todo su empeño, ahora las cosas habían dado un nuevo giro, el embarazo le exigiría más cuidados y dedicación para mantener el azúcar estable y a su bebé sano, por lo que de inmediato acudió al ginecólogo y comenzó a seguir todas las indicaciones, desde comer saludable hasta medir cuatro veces su glucosa durante el día y enviar los números a su médico.

¿Conoce sus niveles de glucosa?

0%
No 0%

"Me apliqué insulina cuatro veces al día y me revisé el nivel de azúcar cuatro veces al día. Le hice seguimiento a estos números y llamé a la oficina del ginecólogo cada día con esta información. Si estaba muy ocupada o se me olvidaba llamar, la oficina me llamaba a mí", compartó. 

Erin contó que a pesar de que las primeras semanas fueron estresantes, pues incluso tuvo que aplazar la primera ecografía de corazón de su bebé por tanto estrés,  se dio cuenta que la diabetes era una enfermedad a la que hay que enfrentar y a la que se puede mantener controlada, por lo que siguió cada indicación de su médico y se enfocó en cuidar de ella y su embarazo.

Le puede interesar: Diabetes gestacional: qué se puede y qué no se puede comer

Me apliqué insulina cuatro veces al día y me revisé el nivel de azúcar cuatro veces al día. Le hice seguimiento a estos números y llamé a la oficina del ginecólogo cada día con esta información. Si estaba muy ocupada o se me olvidaba llamar, la oficina me llamaba a mí”, contó Erin.

39 semanas después de haber sido diagnosticada con diabetes, Erin tuvo a su bebé, un recién nacido sano y fuerte, como le dijeron los médicos, fue entones que se dio cuenta que la diabetes no es una broma y que el éxito de su embarazo había sido el resultado de seguir las indicaciones del personal de salud y su ginecólogo.

¡Súmate al canal de Telegram de Soy Vida para recibir noticias sobre Diabetes!

“Lo que aprendí fue que la diabetes no es una broma, es una enfermedad en la que se debe pensar cada minuto de cada día; y cuando usted está embarazada tiene que preocuparse por lo que le está haciendo no sólo a usted pero también a su bebé. En mi caso la diabetes no desapareció después de tener a mi bebé, así que ahora tengo que pensar en mi diabetes cada minuto de cada día para poder criar a mi bebé, enseñarle a llevar una vida sana con la esperanza de que él no vaya a tener diabetes, pero sobre todo quiero estar ahí cuando él tenga sus bebés”, dijo Erin finalmente.

 

Síguenos en

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber sobre salud y ciencia

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Diabetes

Síguenos