Enfermedades

Diferencias entre el dengue y la influenza

Ambas enfermedades se están presentando de manera simultánea en México, sin embargo, hay diferencias importantes en los síntomas, tratamiento, prevención y población de riesgo

Por Alberto Anaya

- 12/10/2020 10:20

Ambas enfermedades comparten algunos síntomas, sin embargo, hay diferencias sustanciales desde el tratamiento, la prevención y el contagio. - null (pixabay)

La influenza y el dengue son dos enfermedades que, junto al nuevo coronavirus, se están presentando de manera conjunta en México. Ambas representan un factor de riesgo para la salud, sin embargo, el impacto es diferente, no sólo en los efectos, sino en los síntomas, la forma de contagio, la población de riesgo, el tratamiento y la prevención.  

Existen diferencias sustanciales entre el dengue y la influenza, aunque ambas enfermedades se puedan considerar estacionales, ya que en esta época es cuando se registra la mayor incidencia de enfermos por estos dos padecimientos.  

Diferencias en el origen de la enfermedad 

El dengue se transmite por los mosquitos, especialmente el Aedes aegypti, que muchas veces también es el trasmisor del chikunguya. Esta enfermedad se produce en lugares sin o con poco mantenimiento, como los lavaderos, las fuentes, las llantas o cualquier lugar de cacharros con agua estancada, como botellas o latas con agua. 

En cambio, la influenza es una infección viral, parecida a las gripas, pero con efectos y síntomas diferentes, ya que ataca el seistema respiratorio de manera directa, pero a diferencia de los virus estomacales no causa diarrea o vómitos.  

Diferencias en la población de riesgo 

De acuerdo a la Secreataría de Salud, el dengue es un padecimiento que ataca con mayor fuerza a las personas mayores de 60 años, niños menores de 5 años, mujeres embarazadas o personas con inmunosupresión, es decir, quienes padecen algún tipo de cáncer o tienen alteraciones del sistema inmune.  

¡Síguenos en Facebook YouTube!

Por otra parte, la influenza es una enfermedad con un impacto mayor en la población, ya que es considerada altamente riesgosa para un sector más amplio de la población, como los niños menores de 5 años, especialmente los recién nacidos, así como los adultos mayores de 65 años, personas con sistema inmune debilitado, personas con obesidad y un índice de masa corporal mayor a 40, mujeres embarazadas y lactantes, sobre todo en un periodo de dos semanas después del parto.  

Los enfermos de asma, con padecimientos cardiacos, enfermedades renales, enfermos del hígado y personas con diabetes también forman parte de la población de riesgo de la influenza.  

Diferencia en los síntomas 

La sintomatología del dengue se compone por cuatro o cinco señales principalmente como: 

Fiebre difícil elevada y difícil de controlar 

Dolor de cabeza prolongado 

Malestar general 

Dolor en la zona del abdomen 

Sangrados, principalmente en la encía y la orina 

Moretones 

Súmate al canal de Telegram de Soy Vida para recibir noticias sobre Enfermedades

En el caso de la influenza, los síntomas suelen ser parecidos, pero se presentan con mayor intensidad y sobre todo en la zona respiratoria. Los principales signos son:  

Fiebre de más de 30 grados 

Dolor muscular 

Tos continua, generalmente seca 

Escalofríos y sudoración 

Dolor de cabeza 

Fatiga, cansancio o debilidad 

Congestión nasal 

Dolor de garganta 

Diferencias en la prevención 

Como se explicó anteriormente, el virus de la influenza y el dengue se producen u originan de manera diferente, por tanto, las formas de prevenirlo también difieren. 

Mientras que la influenza se previene con una vacuna que se aplica una vez al año, el dengue se evita con medidas de higiene y dechascarrización, como limpiar los lugares que puedan acumular aguas sucias.  

¿Te has enfermado de dengue?

0%
No 0%

Otra forma de prevenirlo es usando repelente, mantener puertas y ventanas cerradas para evitar la entrada de mosquitos en la casa y, sobre todo, evitar los encharcamientos, ya que el mosquito se reproduce en ese tipo de lugares.  

Diferencias de tratamiento 

De acuerdo con los especialistas, cuando una persona tiene dengue no debe automedicarse, sólo tomar agua en abundancia y recibir atención médica, mientras que las personas con influenza no siempre requieren ver al médico y se recuperan desde casa.  

No obstante, cuando la enfermedad ataca de manera fuerte el sistema respiratorio y siente complicaciones como la falta de aire, se recomienda que acuda de inmediato al hospital.  

¿Quieres mantenerte informado? Síguenos en Google News y entérate de nuestras noticias más destacadas ¡Da clic aquí y dale clic a la estrella!  

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber sobre salud y ciencia

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Ranking

Más de Enfermedades