Enfermedades

Higiene bucal en bebés: de 0 a 24 meses

Cuando escuchamos la higiene bucal del bebé nos llegan muchas dudas a la cabeza, ¿Cómo debo hacerlo? ¿A partir de qué edad se hace? ¡Descúbrelo!

Por Flor Valenzuela

- 22/11/2020 12:30

Higiene bucal en bebés: de 0 a 24 meses - null (Freepik)

¿Alguna vez has escuchado hablar sobre la higiene bucal de los bebés? Se dice que la higiene bucal en los bebés es indispensable desde su nacimiento ya una mala higiene podría ser causante de muchas infecciones. Pero ¿Realmente es necesario?

Algunas personas piensan lo contrario. No es necesaria hasta que los pequeños empiezan a tener dientes. Entonces ¿Qué es verdad y qué no?

La respuesta es sencilla, si se debe prestar atención a la higiene oral del bebé incluso antes de la erupción dental.

Los padres de los bebés deben mantener una higiene bucal desde los primeros días del pequeño y es que lo ideal sería que limpiaras la boca de tu bebé después de darle el pecho o de darle el biberón, para retirar los restos de leche y evitar su fermentación. Pero, ¿Cada cuánto debemos de hacerlo? ¿Cómo debemos hacerlo?

Tiempo

Como mínimo deberías hacerlo una vez al día, preferentemente por la noche.

Cómo hacerlo

Introduciremos un dedo limpio, de preferencia el índice y recorrerás con movimientos suaves y circulares la superficie de las encías, sus caras laterales, el interior de las mejillas, el paladar y la lengua.

Otra forma de hacerlo es envolverlo tu dedo en una gasa, previamente humedecida para no erosionar sus mucosas.

Recuerda que debes de tener mucha higiene para este proceso y retira solo lo que puedas, sin profundizar demasiado y hasta donde tu bebé necesite y lo admita.

¡Síguenos en Facebook y YouTube!

Consejos

¡No te desesperes! las primeras veces suelen ser difíciles pero verás que en poco tiempo él se acostumbra y cada vez será más fácil hacerlo. Si la lactancia es materna al principio tendrás poco que retirar, porque una buena succión del bebé hace que la leche caiga casi directa del pezón a su garganta.

Pero a medida que tu bebé va creciendo la distancia entre el pezón y la garganta disminuye y es más fácil que queden restos de leche en su boca.

¿Tienes un bebé en casa?

Si 0%
No 0%

Limpieza con bebé con dientes

Cuando comience su dentición pon especial cuidado en limpiar sus dientes desde el primer día. Recuerda que su esmalte es todavía frágil y, por lo tanto, más vulnerable a los ácidos que las bacterias forman durante el proceso de fermentación. Puedes hacerlo frotándolos suavemente con una gasa empapada o con un dedal de silicona especial para bebés.

Llegado el momento de la alimentación complementaria no pruebes su comida con los cubiertos que utilizas para él, ni soples sobre los alimentos para enfriarlos.

Ten en cuenta que puedes transmitirle bacterias de tu saliva y que la flora bacteriana de los bebés es diferente a la de los adultos. Por la misma razón, nunca pruebes un biberón para saber si está a la temperatura adecuada, ni utilices tu boca para limpiar chupetes, mordedores, o cualquier utensilio que tu bebé se lleve a la suya.

Procura limpiar su boca después de darle alimentos ricos en carbohidratos especialmente, por la noche.

Después de cada amamantamiento si continúas con lactancia materna a demanda nocturna y, si es artificial, tras el último biberón o después de cada uno que los que le des durante la noche.

Súmate al canal de Telegram de Soy Vida para recibir noticias sobre Enfermedades

Ten en cuenta que cualquier alimento fermentable (incluida la leche materna, aunque en menor medida que la de fórmula) tiene potencial de generar caries y la salivación, que contribuye a arrastrar los restos alimenticios y contiene anticuerpos protectores, disminuye considerablemente durante el sueño.

Alrededor de su primer cumpleaños puedes comenzar a limpiar su dentadura con un cepillo de cabezal pequeño y suave, mojado y adecuado para su edad. No es necesario, ni recomendable, que utilices aún un dentífrico, aunque sea infantil y mucho menos si contiene flúor.

Lo más importante de la limpieza dental es el arrastre de la placa bacteriana, mediante una buena técnica de cepillado. Con el bebé sentado sobre tu regazo y su espalda sobre tu abdomen, colócate frente a un espejo y mueve el cepillo con movimientos hacia abajo desde las encías.

Hacia el segundo cumpleaños es un buen momento para que los niños comiencen a manejar el cepillo y a aprender, progresivamente, a realizar la higiene dental de forma efectiva.

¿Quieres mantenerte informado? Síguenos en Google News y entérate de nuestras noticias más destacadas ¡Da clic aquí y dale clic a la estrella!  

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber sobre salud y ciencia

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Enfermedades