Enfermedades

La obesidad y el sedentarismo, algunos de los factores de riesgo para el desarrollo del cáncer de próstata

Según el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer (AIRC), el 97% del total de los casos diagnosticados son en hombres mayores de 50 años

Por Miriam Arvizu

-
La obesidad y el sedentarismo, algunos de los factores de riesgo para el desarrollo del cáncer de próstata

La obesidad y el sedentarismo, algunos de los factores de riesgo para el desarrollo del cáncer de próstata (Pixabay)

Mañana se conmemora el Día Mundial del Cáncer de Próstata; esta conmemoración busca hacer conciencia sobre esta neoplasia que al día de hoy representa el 2° lugar en mortalidad por cáncer en México (7,457 defunciones) y el 1er lugar en casos nuevos registrados en pacientes con más de 26 mil; una posición muy alta, considerando que se puede reducir el riesgo de padecer esta enfermedad y que en general se presenta en adultos mayores de 50 años.

Existen diversos factores de riesgo que pueden propiciar el desarrollo del cáncer de próstata como la edad, la raza/grupo étnico (es más común en hombres de raza negra y/o con ascendencia africana), antecedentes familiares, cambios genéticos, y algunos otros factores como la alimentación, ya que los hombres que consumen muchos productos lácteos parecen tener una probabilidad ligeramente mayor de desarrollar cáncer de próstata, así como los hombres con algún nivel de obesidad también pueden tener un mayor riesgo de desarrollo de esta neoplasia y de morir a causa de ésta.

Es importante mencionar que el cáncer de próstata en etapa inicial no genera síntomas, sino que es después cuando pueden encontrarse algunos como: problemas al orinar, incluyendo un flujo urinario lento o debilitado o necesidad de orinar con más frecuencia, especialmente de noche; sangre en la orina; disfunción eréctil, dolor en la cadera o la espalda, debilidad o adormecimiento de las piernas o los pies.

El cáncer de próstata no se puede prevenir al 100%, pero existen algunas medidas que se pueden tomar para reducir el riesgo de desarrollo de este padecimiento, entre las que destacan, lograr y mantener un peso dentro de lo saludable, mantenerse físicamente activo, seguir un patrón de alimentación sano que incluya una variedad de frutas y verduras, así como granos integrales y que a su vez evite el consumo de bebidas endulzadas y alimentos altamente procesados.

¡Síguenos en Facebook y YouTube!

Por ello es importante hacer un llamado a los mexicanos para atender estas medidas, pues el sedentarismo aqueja al 58.3% de los mexicanos mayores de 18 años, y más del 70% de los adultos en nuestro país sufren de al menos un grado de obesidad. Acudir al médico a tiempo para realizarse las pruebas pertinentes y actuar en consecuencia, es la acción más recomendable para aquellos que ya se encuentran o están por entrar en una edad de riesgo.

“Una vez que el paciente fue diagnosticado con cáncer de próstata, éste debe someterse al régimen que el o los médicos tratantes indiquen. El tratamiento puede integrar cirugía, radioterapia y quimioterapia, entre otros; sin embargo, el médico debe poner especial atención en las complicaciones relacionadas o derivadas del tratamiento, como lo son: la anemia, neutropenia y complicaciones óseas; ya que si éstas no son tratadas adecuadamente pueden afectar la calidad de vida del paciente, así como retrasar o suspender su tratamiento contra el cáncer” indicó el Dr. Max Saráchaga, director médico de Amgen México.

Le puede interesar: Cáncer bucal, se puede confundir con una infección bucal

Acerca de la anemia, existen algunos factores que pueden causar que un paciente con cáncer sea más propenso a padecerla, como la quimioterapia basada en platino y algunos tipos de tumor como el de próstata o pulmón. La anemia grave puede significar que el paciente debe de retrasar o reducir la dosis de tratamiento. También puede causar que algunos tratamientos contra el cáncer no funcionen como deberían, por ello es de suma importancia tratar esta afección a través de terapia de suplementación de hierro, trasfusión de glóbulos rojos o con agentes estimulantes de la eritropoyesis.

Mientras que la neutropenia, es una condición frecuente en pacientes oncológicos y se produce por una disminución en un tipo de glóbulos blancos. Esta disminución aumenta el riesgo y la gravedad de infecciones por bacterias. Lamentablemente, este agravamiento muchas veces pasa inadvertido porque se presenta fiebre como única manifestación clínica de sepsis.

Su tratamiento puede incluir una combinación de los siguientes: factores estimulantes de colonias de granulocitos (G-CSF) – Pegfilgrastim – que incitan la médula ósea para que produzca más glóbulos blancos para combatir las infecciones y, en ciertos casos, se pueden administrar antibióticos para ayudar a la prevención de éstas.

“Los pacientes que se encuentran en un régimen con quimioterapia mielosupresora deben de recibir la inyección de Pegfilgrastim, aproximadamente un día después de recibir su tratamiento con quimioterapia; sabemos que la situación en los hospitales aún es compleja con respecto a las restricciones por la pandemia de COVID-19, sin embargo, existe otra alternativa para ellos que los ayudará a reducir potencialmente la exposición hospitalaria; los médicos tratantes tienen la opción de enviar a casa de los pacientes un dispositivo de auto inyección (OBI, por sus siglas en inglés) de Pegfilgrastim con la dosis adecuada. OBI es entregado dentro de un kit que incluye, una jeringa precargada e instrucciones de uso para el paciente y una guía de referencia rápida para el uso del dispositivo, lo que lo vuelve realmente sencillo y seguro de utilizar” dijo el Dr. Saráchaga, director médico de Amgen México.

Por otra parte, ciertos tipos de tumores sólidos (como es el caso del cáncer de próstata, pulmón, tiroides y riñón) tienen más probabilidades de diseminarse a los huesos. Los tumores de tamaño grande y que ya se han propagado a los ganglios linfáticos también tienen más probabilidades de diseminarse a hueso. Los principales tratamientos para los eventos óseos (SRE´s por sus siglas en inglés) son bifosfonatos de tercera generación y anticuerpos monoclonales, que ayudan a reforzar los huesos y reduciendo las posibilidades de fractura.

Súmate al canal de Telegram de Soy Vida para recibir noticias sobre Enfermedades

Síguenos en

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber sobre salud y ciencia

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Enfermedades

Síguenos