Enfermedades

Queso y vino reducen el riesgo de deterioro cognitivo: estudio

La investigación sugiere que estos productos deben ser incluidos a diario, pero en cantidades moderadas, pues es una forma de prevenir trastornos cerebrales como el Alzheimer

Por Alberto Anaya

-
El consumo de queso y vino debe ser a diario y en cantidades responsables, señala el estudio.

El consumo de queso y vino debe ser a diario y en cantidades responsables, señala el estudio. (pixabay)

El consumo de queso y vino, en cantidades responsable, es un factor que protege a los adultos de padecer deterioro cognitivo relacionados con la edad, como el Alzheimer, reveló un estudio realizado por científicos de de la Universidad Estatal de Iowa, en Estados Unidos.

De acuerdo con especialistas de Medline Plus, el Alzheimer es la enfermedad de demencia más común que se presenta en los adultos mayores. Específicamente, se considera un trastorno cerebral que daña gravemente la capacidad de las personas para realizar sus actividades diarias, lo que repercute en su calidad de vida y quienes los rodean.

En esta nueva investigación, que fue liderada por el profesor Auriel Willetee, quien labora como docente del Departamento de Ciencias de los Alimentos y Nutrición Humana,  se analizaron los distintos alimentos que pueden tener relación con cuestiones cognitivas en el futuro, sobre todo aquellos que se presentan en la edad mediana (40 años) en adelante.

De este modo, uno de los principales hallazgos fue, que el queso y el vino reducen el riesgo de deterioro cognitivo. Sin embargo, la investigación señala que debe ser un consumo responsable, en referencia a las cantidades que se ingieren diariamente, tanto del lácteo como de la bebida.

¿Cuál de los dos productos, que menciona la investigación, consume con más frecuencia?

Queso 0%
Vino 0%
Ambos 0%

En ese sentido, los expertos sugieren que algunas enfermedades como el Alzheimer se podría prevenir con algunas modificaciones en la dieta de los adultos, la cual debería incluir queso y vino todos los días.

Para llegar a estos resultados, los científicos realizaron un experimento en el que aplicaron unos cuestionarios a los participantes, quienes debieron responder algunas cuestiones sobre su alimentación. Algunas de estas preguntas eran sobre la frecuencia con la que consumían frutos secos, frutas frescas, verduras crudas y ensaladas, verduras cocidas, pescado azul, y otros alimentos como los siguientes:

Pescado magro

Cereales

Té (cualquiera que fuera)

Café

Cerveza

Sidra

Vino tinto

Champan

Vino Blanco

Carne procesada

Aves, como el pollo o pavo

Cordero

Cerdo

Queso

Pan

Licores

Una vez identificado el tipo de dieta que llevaban cada uno de los participantes, los científicos ajustaron los datos con otra información como los aspectos genéticos, y fue ahí donde encontraron que las personas que consumían queso y vino con frecuencia, pero en cantidades moderadas, eran menos propensas a sufrir deterioro cognitivo, sobre todo, el Alzheimer en comparación con aquellos que no comían o lo hacían con poca frecuencia.

¡Síguenos en Facebook YouTube!

No obstante, se encontraron otras resultados importantes como el hecho de que el consumo de vino tinto con frecuencia está relacionado a mejorar los procesos cognitivos de los adultos.

Asimismo, se halló que consumir carne de cordero, al menos una vez a la semana, mejora la destreza cognitiva a largo plazo en los adultos.

Finalmente, los científicos determinaron que la sal es un factor que potencializa el riesgo de demencia, no sólo en quienes han demostrado ser propensos a dicho trastorno, sino en general, es decir, las cantidades excesivas de sal favorecen el deterioro cognitivo. Además, se ha demostrado que este producto es un factor de riesgo para otras enfermedades cardiovasculares, como la presión arterial elevada, mejor conocida como hipertensión.

Súmate al canal de Telegram de Soy Vida para recibir noticias sobre Enfermedades

Todos los hallazgos se obtuvieron de un grupo de mil 787 adultos mayores de reino Unido, quienes tenían entre 46 y 77 años de edad. Todos completaron una prueba de inteligencia fluida y en los años siguientes tuvieron un seguimiento con un periodo de dos años en cada prueba.

Por último, los investigadores reiteraron que la alimentación es uno de los principales factores para prevenir enfermedades en varios aspectos, incluidas las cuestiones cerebrales, por ello, invitaron a incluir lácteos y frutas en la dieta diaria, pues esto ayuda a mantener una buena salud.

¿Quieres mantenerte informado? Síguenos en Google News y entérate de nuestras noticias más destacadas ¡Da clic aquí y dale clic a la estrella!  

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber sobre salud y ciencia

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Enfermedades