Enfermedades

Quiénes deberían y quiénes no deberían vacunarse contra la influenza

La influenza puede tener complicaciones como neumonía, inflamación del aparato respiratorio inferior y de los pulmones con graves daños o insuficiencia de la función respiratoria, a tal grado que la persona puede necesitar hospitalización y servicios de terapia intensiva

Por Soy Vida

- 30/09/2020 11:57

Quiénes deberían y quiénes no deberían vacunarse contra la influenza - null

La influenza es una enfermedad respiratoria contagiosa de origen viral que infecta principalmente nariz y garganta, y en algunos casos los pulmones, por lo que puede causar daños que van de leves a graves, y la vacuna no evita la enfermedad, sino mitiga complicaciones graves, infecciones severas, neumonía y evita muertes.

La vacuna contiene las cepas de influenza A(H1N1), A(H3N2) y tipo B(Victoria) y al aplicarse, el organismo de la persona genera anticuerpos para defenderse de la infección por influenza, evitar casos graves y la muerte.

Para prevenir esta enfermedad lo ideal sería todas las personas a partir de los 6 meses de vida en adelante pudieran vacunarse contra la influenza cada temporada, con raras excepciones. Algunas vacunas no son recomendadas en ciertas situaciones y con ciertas afecciones médicas y algunas personas no deberían recibir ningún tipo de vacuna contra la influenza (aunque estos casos no son comunes).

Vacuna inyectable contra la influenza 

Personas que pueden recibir la vacuna inyectable contra la influenza:

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades explica que se han aprobado diferentes vacunas inyectables contra la influenza para personas de diferentes edades. Todas las personas deberían recibir la vacuna apropiada para su edad.

Existen vacunas inactivadas contra la influenza (IIV) que están aprobadas para personas de tan solo 6 meses de edad.

Algunas vacunas están aprobadas para ser utilizadas solo en adultos. Por ejemplo, la vacuna recombinada contra la influenza (RIV) está aprobada para ser utilizada en personas de 18 años de edad en adelante y las vacunas inactivadas con coadyuvantes y de alta dosis son aptas para personas de 65 años de edad en adelante.

Las mujeres embarazadas y las personas con ciertas afecciones crónicas pueden recibir la vacuna inyectable contra la influenza.

La mayoría de las personas con alergia a los huevos puede recibir la vacuna inyectable contra la influenza.

Súmate al canal de Telegram de Soy Vida para recibir noticias sobre Enfermedades

Personas que NO DEBERÍAN  recibir la vacuna inyectable contra la influenza:

Los CDC expone que los niños menores de 6 meses son demasiado pequeños para recibir la vacuna inyectable contra la influenza.

Personas con alergias graves a la vacuna contra la influenza o a alguno de sus ingredientes que ponen en riesgo la vida. Esto puede incluir gelatina, antibióticos u otros ingredientes. Consulte las consideraciones especiales sobre la alergia al huevo para obtener más información sobre las alergias a los huevos y la vacuna contra la influenza.

Personas que deberían hablar con su proveedor de atención médica antes de recibir la vacuna inyectable contra la influenza:

Si usted tiene una de las siguientes afecciones, consulte a su proveedor de atención médica.  Su proveedor lo ayudará a decidir si la vacunación es adecuada para usted y a determinar cuál es la mejor vacuna según su situación:

Si es alérgico a los huevos o a cualquiera de los ingredientes de la vacuna. Hable con su médico sobre su alergia. Consulte las consideraciones especiales sobre la alergia al huevo para obtener más información sobre las alergias a los huevos y la vacuna contra la influenza.

Si alguna vez tuvo el Síndrome de Guillain-Barré (una enfermedad paralizante aguda, también llamada SGB). Algunas personas con historial de SGB no deberían vacunarse contra la influenza. Hable con su médico sobre sus antecedentes de SGB.

Si no se siente bien, hable con su médico acerca de sus síntomas.

Foto: Freepik

Vacuna contra la influenza en atomizador nasal

Personas que pueden recibir la vacuna contra la influenza en atomizador nasal:

La vacuna en atomizador nasal ha sido aprobada para su uso en personas sanas de entre 2 y 49 años que no estén embarazadas.

Personas que NO DEBERÍAN recibir la vacuna en atomizador nasal:

Niños menores de 2 años.

Adultos de 50 años de edad en adelante.

Mujeres embarazadas.

Personas con alergias graves a la vacuna contra la influenza o a alguno de sus ingredientes que ponen en riesgo la vida.

Niños de 2 a 17 años de edad que reciben medicamentos que contengan aspirina o salicilatos.

Personas con sistemas inmunitarios debilitados (inmunosupresión).

Cuidadores o contactos cercanos de personas con el sistema inmunitario gravemente comprometido que requieren de un entorno protegido (o evitar el contacto con aquellas personas durante 7 días luego de recibir la vacuna en atomizador nasal).

Niños de 2 a 4 años con asma o con antecedentes de resuello en los últimos 12 meses

Personas que han tomado medicamentos antivirales contra la influenza en las últimas 48 horas.

Personas que deberían hablar con su proveedor de atención médica antes de recibir la vacuna en atomizador nasal:

Si usted tiene una de las siguientes afecciones, consulte a su médico. Él lo ayudará a decidir si la vacunación es adecuada para usted y a determinar cuál es la mejor vacuna según su situación:

Personas con asma de 5 años de edad en adelante.

Personas con otras afecciones médicas subyacentes que podrían hacer que corran alto riesgo de presentar graves complicaciones por la influenza. Esto incluye afecciones como enfermedades pulmonares crónicas, enfermedades cardiacas (excepto hipertensión aislada), enfermedades renales, trastornos hepáticos, enfermedades neurológicas/neuromusculares, trastornos hematológicos o metabólicos (incluyendo diabetes).

Personas con enfermedad aguda grave o moderada con o sin fiebre.

Personas con el Síndrome de Guillain-Barré después de a una dosis previa de la vacuna contra la influenza.

Quiénes deberían tener prioridad para recibir la vacuna contra la influenza cuando hay faltantes

Cuando el suministro de vacunas sea limitado, los esfuerzos deben centrarse en administrar vacunas a las siguientes personas (el orden de la lista no implica jerarquía):

Niños de 6 meses a 4 años (59 meses);

Personas de 50 años en adelante;*

¡Síguenos en Facebook y YouTube!

Personas que padecen trastornos crónicos pulmonares (incluyendo asma) o  cardiovasculares (excepto hipertensión aislada), renales, hepáticos, neurológicos, hematológicos o metabólicos (incluyendo diabetes mellitus);

Personas inmunosuprimidas por cualquier causa, incluso la inmunodepresión causada por medicamentos o por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH);

Las mujeres que están embarazadas o lo estarán durante la temporada de influenza y las mujeres que parieron hasta hace dos semanas;

Personas de 6 meses a 18 años de edad que reciben medicamentos que contengan aspirina o salicilatos y que corren riesgo de tener el síndrome de Reye después de la infección por el virus de la influenza;

Personas que viven en asilos de ancianos y otros centros de cuidados a largo plazo;

indígenas estadounidenses/nativos de Alaska

Personas con obesidad mórbida (índice de masa corporal [IMC] de 40 o superior);

Personal de cuidados de salud;

Contactos familiares y cuidadores de niños menores de 5 años y adultos de 50 años en adelante; y

Contactos familiares y cuidadores de personas con ciertas afecciones médicas que los ponen en mayor riesgo de presentar complicaciones graves por la influenza.

Los expertos recomiendan prevenir la influenza, principalmente en las personas más vulnerables, ya que entre los adultos, las complicaciones, las hospitalizaciones y las muertes a causa de la influenza son más comunes generalmente entre los que tienen más de 65 años. Sin embargo, los adultos mayores de 50 años pertenecen a un grupo prioritario para la vacunación por ser más propensos a sufrir afecciones crónicas que los ponen en un alto riesgo de presentar un caso grave de influenza.

También es importante saber que las personas alérgicas al huevo pueden recibir cualquier vacuna aprobada contra la influenza recomendada y acorde para su edad (IIV, RIV4 o LAIV4). Respecto a las  personas con historial clínico de alergia grave al huevo (aquellas que han tenido otros síntomas además urticaria luego de estar expuestas a huevos) deberían recibir la vacuna contra la influenza en un entorno médico  y bajo la supervisión de un especialista que sea capaz de reconocer y manejar reacciones alérgicas graves. Están disponibles dos opciones de la vacuna contra la influenza totalmente libres de huevo (sin ovoalbúmina): la vacuna tetravalente recombinante y la vacuna tetravalente a base de células.

¿Quieres mantenerte informado? Síguenos en Google News y entérate de nuestras noticias más destacadas ¡Da clic aquí y dale clic a la estrella! 

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber sobre salud y ciencia

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Enfermedades