Enfermedades

Tres formas de evitar el hígado graso, la afección considerada un asesino silencioso

El hígado graso no alcohólico es considerado el asesino silencioso, pues no presenta síntomas en las primeras etapas, pero puede convertirse en esteatohepatitis no alcohólica

Por Alberto Anaya

-
Tres formas de evitar el hígado graso, la afección considerada un asesino silencioso

Tres formas de evitar el hígado graso, la afección considerada un asesino silencioso (pixabay)

El hígado graso es una condición en la que, como su nombre lo indica, se presenta una acumulación excesiva de grasa en el hígado, considerado el segundo órgano más grande del cuerpo, por lo que cualquier afectación que sufra se verá reflejada en la salud general de las personas. En este caso, los especialistas destacan dos tipos de hígado graso, el alcohólico y el no alcohólico.

Específicamente, el hígado graso no alcohólico es considerado el asesino silencioso, pues no presenta síntomas en las primeras etapas, sin embargo, cuando comienzan los signo de alarma, la enfermedad puede estar muy avanzada, incluso, se pudo desarrollar esteatohepatitis no alcohólica, señalan los especialistas de Mayo Clinic.

Lea también: Tres síntomas del hígado graso no alcohólico que indican daño permanente

Esta afección puede progresar a tal grado que se caracteriza por una inflamación del hígado y más adelante podría progresar a cicatrización avanzada, conocida en términos clínicos como cirrosis, o bien, se puede convertir en insuficiencia hepática.

¿Visita a su médico con frecuencia?

0%
No 0%

No obstante, el hígado graso no alcohólico es una enfermedad reversible, por lo que hay algunas alternativas que el Instituto Mexicano de Seguro Social recomienda para detener esta enfermedad. Las tres medidas principales son ajustes al estilo de vida, como las siguientes:

1.- Perder peso

Bajar de peso es una de las alterativas que ayudarán a que la grasa del hígado sea eliminada. Cuando esto sucede está reduciendo la presión sobre este órgano, por lo que funcionará mejor. Además, perder peso reduce el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, una enfermedad crónica que puede afectar varios órganos del cuerpo y que compromete aún más su salud.

¡Súmate al canal de Telegram de Soy Vida para recibir noticias sobre Enfermedades!

De acuerdo con el Servicio Nacional de Salud de Gran Bretaña (NHS, por sus siglas en inglés), perder un 10 por ciento del peso corporal puede mejorar la enfermedad del hígado graso, incluso, la etapa más grave, es decir, la esteatohepatitis no alcohólica, una condición en la que el hígado se inflama.

2.- Lleve una dieta saludable

Consumir frutas, verduras, cereales integrales y proteínas magras, así como reducir el consumo de azúcar, carbohidratos simples y sal, reduce el riesgo de desarrollar hígado graso. Además, es importante que cuide las porciones.

Le puede interesar: Cómo revertir el hígado graso, incluso si tiene diabetes

3.- Haga ejercicio

Complementar una sana alimentación con la actividad física moderada ayuda a reducir más rápido la grasa del hígado. Lo recomendado por los especialistas es realizar 150 minutos de ejercicio a la semana, dividido en sesiones de 30 minutos cinco días. El ejercicio más indicado para revertir y prevenir el hígado graso es el anaeróbico, que aumenta la frecuencia respiratoria y cardiaca, como andar en bicicleta o trotar.  

Síguenos en Google News y entérate de nuestras noticias más destacadas

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber sobre salud y ciencia

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Enfermedades