Hipertensión

La importancia vital de los velos mágicos del corazón

¿Has escuchado hablar sobre las cuatro válvulas del corazón? ¿Quieres saber sobre ellos? ¡Conócelos!

Por Flor Valenzuela

- 18/10/2020 09:03

La importancia vital de los velos mágicos del corazón - null (Freepik)

¿Has escuchado hablar sobre las cuatro válvulas del corazón? Estas son la tricúspide, pulmonar, mitral y aórtica, estos son conocidos como los velos de tejido conjuntivo, ¿Quieres saber sobre ellos? Conócelos a continuación

Estos velos de tejido conjuntivos, son casi transparentes y trabajan como un reloj suizo dando paso a la sangre a través de las aurículas y los ventrículos del músculo cardíaco, cumplen una misión casi imposible al lograr que todas nuestras células disfruten de oxígeno y nutrientes hasta el fin de nuestras vidas.

Estas cuatro válvulas del corazón, delicadas pero poderosas, son las encargadas de que el flujo sanguíneo que llega al corazón no retroceda, sino que circule hacia delante a cada latido, abriéndose unas y cerrándose otras de forma rítmica y coordinada; es decir, que la sangre sin oxígeno se dirija hacia los pulmones en la circulación menor y con oxígeno hacia el resto de los órganos en la circulación mayor”, explica el doctor Alfredo López González.

Para qué sirven los velos de las cuatro válvulas cardíacas

Para comprender bien la función de las válvulas es necesario repasar dos conceptos básicos: el sistema circulatorio y la diferenciación entre circulación mayor y circulación menor”. Explica el doctor Alfredo López González.

¿Ya conocías las 4 válvulas?

Si 0%
No 0%

Todos sabemos que el corazón es el encargado de impulsar la sangre hacia todos los órganos y tejidos del cuerpo, gracias al sistema circulatorio.

La circulación se basa, de forma muy resumida, en que el corazón impulsa la sangre con oxígeno y nutrientes, como la glucosa, gracias a las arterias, y la sangre, después de realizar esta función de transporte, regresa al corazón mediante las venas.

Este flujo de sangre que recorre todo el cuerpo se llama circulación mayor.

Así, tenemos, por así decirlo, dos tipos de sangre: sangre oxigenada y rica en nutrientes, que es la que impulsa el corazón hacia todo el cuerpo, que también llamamos sangre arterial, y la sangre que retorna al corazón, ya sin oxígeno.

Para oxigenar de nuevo la sangre, tenemos otro tipo de circulación (que se llama circulación menor), en la que la sangre no oxigenada se dirige a los pulmones oxigenarse de nuevo.

Por eso, aunque solo hay un corazón, lo tenemos dividido en dos mitades, que incluso llegan a llamarse ‘corazón derecho’ y ‘corazón izquierdo’.

El corazón derecho recibe toda la sangre sin oxígeno y la conduce a los pulmones, mientras que el corazón izquierdo recoge la sangre ya oxigenada en los pulmones y es el encargado de impulsarla al resto del cuerpo, alimentándolo y oxigenándolo.

La sangre, en el aparato circulatorio, está en continuo movimiento, y esto se consigue gracias a que el corazón, que es como una bolsa que se va llenando con la sangre que vuelve de todos los órganos, se contrae impulsándola de nuevo hacia ellos.

Así, tenemos ‘dos corazones’, por así decirlo, y cada uno de ellos con una puerta de entrada, por la que recibe la sangre, y una puerta de salida, por la que la sangre sale impulsada.

Pues bien, las válvulas del corazón son las encargadas de que la sangre que llega al corazón no pueda regresar de forma retrógrada (hacia atrás), sino que circule hacia delante, es decir, hacia los pulmones en la circulación menor o hacia el resto de los órganos en la circulación mayor”.

Súmate al canal de Telegram de Soy Vida para recibir noticias sobre Hipertensión

Dónde se ubican la tricúspide, la pulmonar, la mitral y la aórtica?

Como comenté antes, tenemos, a nivel funcional, dos tipos de circulación independientes dentro del corazón. Es lo que he descrito como ‘corazón derecho’ y ‘corazón izquierdo’. A su vez, cada uno de estas dos mitades se divide en otras dos cavidades, conocidas como aurículas y ventrículos.

Pues bien, tenemos una válvula a la entrada y otra a la salida de cada ventrículo.

Así, en el ventrículo derecho (circulación menor) tenemos la válvula tricúspide en su entrada y la válvula pulmonar a su salida, mientras que en el lado izquierdo tenemos la válvula mitral en la entrada del ventrículo izquierdo y la válvula aórtica a su salida.

La función de todas ellas es la misma, permitir durante la diástole (relajación) el llenado del corazón con la sangre que retorna, ya sea de los pulmones o del resto del cuerpo, y facilitar la salida de la sangre, en sístole (contracción) hacia los pulmones, en la circulación menor, o al resto del cuerpo, en la circulación mayor, sin dejar que escape de vuelta hacia donde venía”.

¿Quieres mantenerte informado? Síguenos en Google News y entérate de nuestras noticias más destacadas ¡Da clic aquí y dale clic a la estrella!  

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber sobre salud y ciencia

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Hipertensión