Hipertensión

¿Qué tipo de vitaminas puede tomar un hipertenso?

La hipertensión se puede prevenir con intervenciones nutricionales que contribuyen a la normalización de la presión arterial.

Por Tania Araujo

-

La hipertensión se puede prevenir con intervenciones nutricionales que contribuyen a la normalización de la presión arterial. (pixabay)

La suplementación con las vitaminas B2, B6, B12 y ácido fólico podría resultar útil en la prevención de hiperhomocisteinemia e hipertensión arterial, que a su vez, puede conducir a enfermedad cerebro- y cardiovascular.

La hipertensión se puede prevenir con intervenciones nutricionales que contribuyen a la normalización de la presión arterial. Diversas vitaminas y minerales desempeñan importantes roles en el control de la presión arterial.

Vitaminas del grupo B.

Las vitaminas del complejo B, son vitaminas hidrosolubles que actúan como cofactores activos clave en numerosas reacciones enzimáticas, especialmente en el metabolismo de aminoácidos, biosíntesis de nucleótidos, síntesis y regulación del ADN, síntesis de ácidos grasos y producción de energía entre otros. En la tabla 2, se describen las vitaminas del grupo B de interés en el control de la presión arterial.

Las vitaminas del grupo B (B2, B6, B12 y ácido fólico) juegan un papel esencial en el mantenimiento de los niveles normales de homocisteína, y por tanto en la prevención de eventos cardiovasculares asociados.

Vitamina D

La vitamina D principalmente se sintetiza en la epidermis como consecuencia de la exposición a la radiación ultravioleta B que transforma el derivado de colesterol (7-dehidrocolesterol) en la vitamina D3. Esta forma también puede ser obtenida a partir de la dieta y en suplementos.

Los principales factores asociados a niveles subóptimos de vitamina D son la baja exposición solar y el envejecimiento. En países en longitudes muy septentrionales y meridionales, especialmente durante las estaciones de baja incidencia solar, la ingesta de alimentos enriquecidos con vitamina D o el uso de suplementos vitamínicos representa la principal fuente de obtención de la vitamina D. Por otro lado, a causa del envejecimiento, la síntesis de la forma activa de la vitamina D se ve disminuida un 50% como resultado de la disminución de la función renal relacionada con la edad. Asimismo, con la edad, disminuyen los receptores de vitamina D, la síntesis de vitamina D3 en la piel y la ingesta de vitamina D tiende generalmente a ser deficiente.

¡Suscríbete a nuestra página de Youtube!

Vitamina K

El nombre de vitamina K engloba un grupo de vitaminas liposolubles consideradas cofactores esenciales en la síntesis de importantes proteínas implicadas en la homeostasis de la coagulación y del calcio. Hay dos formas importantes de la vitamina K (vitamina K1 y vitamina K2), que provienen de diferentes fuentes y tienen actividades fisiológicas distintas. La vitamina K1, también llamada filoquinona o fitonadiona, es sintetizada por las plantas, es la forma predominante de vitamina K en la dieta humana y participa en la coagulación de la sangre, mientras que la vitamina K2 son varias formas de vitamina K referidas como menaquinonas, producidas especialmente por bacterias, que se consumen principalmente en alimentos ricos en grasa favoreciendo su absorción y biodisponibilidad y participan en la homeostasis del calcio.

La vitamina K2 es una vitamina liposoluble que actúa como cofactor en reacciones enzimáticas que activan proteínas implicadas en la homeostasis del calcio. A nivel vascular, previene la precipitación de calcio al activar el inhibidor de calcificación MGP.

¿Quieres mantenerte informado? Síguenos en Google News y entérate de nuestras noticias más destacadas ¡Da clic aquí y dale clic a la estrella!

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber sobre salud y ciencia

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Hipertensión