Obesidad

Estudio revela la mejor dieta que supera a la dieta del ayuno intermitente para bajar de peso

Cuando se trata de bajar de peso, se siguen aquellas dietas de moda, sin embargo un grupo de expertos revelan que no necesariamente es así

Por Miriam Arvizu

-
Para perder peso, contar calorías supera a las dietas de ayuno

Para perder peso, contar calorías supera a las dietas de ayuno (Pexels)

Las dietas de ayuno intermitente están muy de moda, pero los resultados de un nuevo ensayo clínico indican que no funcionan mejor que simplemente reducir las calorías.

Las personas que simplemente redujeron sus calorías diarias en un 25 por ciento perdieron la mayor cantidad de peso y tejido graso en tres semanas de dieta, en comparación con dos grupos que siguieron distintos regímenes de ayuno intermitente, reportó un equipo internacional de investigadores.

Tampoco hubo diferencias entre los grupos respecto a la salud del corazón, el metabolismo o la expresión genética relacionada con las células grasas, encontraron los investigadores. En otras palabras, el ayuno no ofreció unos beneficios ocultos.

Las dietas estándar podrían ser más efectivas que el ayuno intermitente para reducir la grasa corporal, comentó el investigador sénior, James Betts, profesor de fisiología metabólica del Centro de Nutrición, Ejercicio y Metabolismo de la Universidad de Bath, en Inglaterra.

Las dietas de ayuno requieren que las personas no coman, ya sea en días específicos de la semana o durante ciertos periodos a lo largo del día.

El ensayo clínico evaluó los méritos de un programa de ayuno intermitente en días alternos, en que las personas hacían un día de ayuno y al día siguiente consumían hasta el doble de las calorías diarias usuales.

El estudio aparece en la edición del 16 de junio de la revista Science Translational Medicine.

Los investigadores reclutaron a 36 participantes delgados y los pusieron en tres grupos de 12. Un grupo simplemente comió un 25 menos por ciento de calorías por día. El segundo hizo ayuno un día y luego comió un 150 por ciento más que sus calorías normales al día siguiente, y el tercero comió un 200 por ciento más que su ingesta energética diaria cada segundo día, y ayunó en los días alternos.

Al final de las tres semanas, el grupo que siguió la dieta simple había perdido la mayor cantidad de peso, con una pérdida promedio de grasa de unas 3.5 libras (1.6 kilos).

El grupo que hizo el ayuno intermitente que comió un 150 por ciento de su dieta regular cada segundo día perdió algo de peso, con una pérdida de grasa promedio de unas 1.5 libras (0.7 kilos). El grupo que ayunó y luego comió el doble de su cantidad usual no mostró reducciones significativas en el peso.

¡Síguenos en Facebook y YouTube!

Los que ayunaron tampoco tuvieron ningún beneficio respecto a los niveles de colesterol, azúcar en la sangre o insulina, mostraron los resultados.

Dos expertas en nutrición de EE. UU. que no participaron en el estudio se mostraron de acuerdo con los hallazgos.

"Cuando se trata de perder peso, una reducción modesta en las calorías es lo importante, independientemente de cómo se logra", señaló Lona Sandon, profesora de nutrición clínica del Centro Médico del Suroeste de la Universidad de Texas, en Dallas. "En otras palabras, reduzca el tamaño de las porciones en alrededor de un 25 por ciento y limite la comida en exceso. Meterse en normas y regímenes complicados para comer quizá no valga la pena".

Los investigadores encontraron que las personas en un programa de ayuno tendían a ser menos activas que cuando comenzaron a hacer la dieta, lo que podría ser un factor que evitara que perdieran peso.

"Las personas parecen reducir un poco su nivel de actividad, lo que sin duda es algo de lo que se debe ser consciente en una dieta", apuntó Betts. "Si usa el ayuno intermitente, intente insertar conscientemente oportunidades de actividad física en su estilo de vida".

De hecho, parte de la pérdida de peso en los grupos de ayuno provino de la pérdida de masa muscular, en lugar de la quema de grasa, según los resultados del estudio.

Dados estos resultados, mantener la actividad física y quemar calorías parece ser un aspecto importante de cualquier plan de control del peso, apuntó Connie Diekman, una dietista registrada de St. Louis y expresidenta de la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics).

La actividad física debe seguir siendo una parte de la rutina diaria, aunque esté en ayuno, y eso es difícil para algunas personas, señaló Diekman.

Las personas con hipoglucemia (un azúcar gravemente bajo en la sangre), las embarazadas o las que sufren de afecciones médicas crónicas deben hablar con el médico y un dietista antes de iniciar un plan de ayuno intermitente, aconsejó Diekman.

"El ayuno intermitente no es el camino más fácil", aseguró. "Como población, estamos acostumbrados a comer cuando sentimos la necesidad. A veces, esa necesidad no es hambre, pero de cualquier forma sentimos el impulso".

"Cambiar a tener un espacio entre las comidas y los refrigerios requiere una disciplina, una vigilancia de la alimentación, ajustar la alimentación para la familia, el trabajo y los ambientes sociales, y una evaluación para garantizar la satisfacción de las necesidades nutricionales", concluyó Diekman.

Súmate al canal de Telegram de Soy Vida para recibir noticias sobre Obesidad

Síguenos en

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber sobre salud y ciencia

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Obesidad

Síguenos