Obesidad

Los peligros de tomar kombucha casera

Hay riesgos que deben conocerse antes de elaborar esta bebida con más de 2.000 años de existencia

Por Tania Araujo

-

Hay riesgos que deben conocerse antes de elaborar esta bebida con más de 2.000 años de existencia - null (pixabay)

La kombucha se elabora con la mezcla de un té – preferiblemente té verde o negro– y un cultivo simbiótico de levaduras y bacterias beneficiosas conocido como SCOBY (siglas en inglés de Colonia Simbiótica de Bacterias y Levaduras) u hongo kombucha, que tiene forma de torta gelatinosa, y es capaz de transformar los polifenoles del té en otros compuestos orgánicos que evitan que se desarrollen otros microorganismos.

La peculiaridad de esta combinación, que ocupa las neveras de instagramers y adictos a las tendencias wellness, es que hay que dejarla fermentar entre siete y 14 días, periodo tras el cual se transforma en una bebida refrescante con alguna que otra burbuja, y algo ácida. También se pueden obtener sabores diferentes si se añaden frutas naturales tras el proceso de fermentado.

El scoby, que se compra en tiendas especializadas o por internet, forma una sustancia de textura y aspecto extraño que flota en el líquido. Antes de tomar toda la kombucha que se hace cada vez, hay que reservar parte del líquido, llamado iniciador, para el siguiente preparado. Algo parecido a lo que se hace con el yogur o la masa madre del pan.

El té kombucha se puede comprar ya preparado, pero hacerlo en casa es a priori tan sencillo que muchos de sus partidarios lo prefieren. Basta con hervir agua, echar azúcar y té y dejarlo enfriar. Luego se añade el scoby, se cubre y se espera a la fermentación.

Aunque no todos los efectos benéficos para la salud que se le atribuyen se han corroborado científicamente. Como ocurre con muchas sustancias medicinales, puede convertirse en algo perjudicial y hay que tomar todas las precauciones. La primera es utilizar agua pura y filtrada, no del grifo.

Los mayores riesgos del té de Kombucha está relacionado con el contagio con microorganismos, si no se elabora siguiendo una serie de medidas higiénicas específicas.

¡Suscríbete a nuestra página de Youtube!

Tampoco es recomendable su consumo en personas inmunodeprimidas o que tengan deficiencias en el funcionamiento del sistema inmunológico. Mujeres embarazadas, mujeres lactantes, niños menores de 5 años, pacientes con VIH o con cualquier infección deberían abstenerse de la ingesta del té de Kombucha.

En resumen, esta bebida puede resultar beneficiosa si no se excede su consumo, pero su ingesta no garantiza ningún beneficio a corto ni largo plazo más allá de los que refiere el té por si mismo.

¿Quieres mantenerte informado? Síguenos en Google News y entérate de nuestras noticias más destacadas ¡Da clic aquí y dale clic a la estrella!

     

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber sobre salud y ciencia

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Obesidad